lunes, 16 de enero de 2017

Sierra de los Pinos

Subida a la Sierra de los Pinos,
desde Cortes de la Frontera. Altitud: 1.395 Metros.
Comenzamos el recorrido desde el Instituto de Cortes de la Frontera.


La subida la comenzamos por un carril, por el cual se puede llegar, pero a unos 450 Mtro sale un sendero por el que nosotros subiremos entre matorrales, Espinos y lentiscos.


Poco a poco ganamos altura y dejamos el pueblo atrás en dirección a los Llanos de Líbar.


El sendero se vuelve a unir al carril por el que continuaremos un largo trecho dejándonos descansar un poco de la fuerte subida haciendo el ascenso más ligero y suave. 


Llegados al punto donde hay una arqueta volvemos a retomar el sendero dirección a un vallado donde pasaremos por una angarilla que volveremos a dejar cerrada a nuestro paso.


Seguimos la subida por la zona conocida como el Romeral.


La pendiente tiene tramos en la que suaviza un poco y vamos haciendo la subida en zig-zag hasta llegar a una encina donde nos desviaremos por otro sendero donde llevaremos el vallado a nuestra izquierda hasta llegar a la angarilla.


Nos adentramos en un encinar donde las rocas forman curiosas figuras moldeadas por los vientos y la lluvia.


Poco a poco llegamos a una dolina y un pequeño llano desde donde podemos apreciar ya la cumbre de la Sierra de los Pinos, en la que antes de llegar por fin vemos que sí, que hay un solitario Pino.


Ya nos queda atravesar la Breña Oscura pasar el cedro solitario y nos daremos con el empedrado cubierto por el almohadillado conocido como cojín de monja y ya vemos la recta final  que asciende hasta la cumbre.

Ahora unas fotos rápidas porque el frio y las rachas de viento hacen casi imposible estar parados más de un minuto sin helarse. 


Foto en el vértice (1.395Mtro) y una rápida pasada para admirar las vistas, donde podemos apreciar por el centro, La Cuca y el Cerrachón, por el Este; la Sierra de las Nieves, el Torrecilla, Sierra de Palmitera, por el Sureste; Sierra Bermeja y la dorsal de Castillejos-Espartinas. Suroeste; los Reales de Sierra Bermeja, Sierra Crestelina y el Hacho de Gaucín. 


Al Sur podemos ver la Garganta de las Buitreras, el Puerto del Oso, el Pajarraquera y el Peñón de Gibraltar asomando entre la bruma.


Si miramos al Suroeste lo más cercano el Peñon del Berrueco y al fono la Sierra de las Cabras, el Picacho, el Aljibe y el pico del Montero.
Ya al Norte podemos apreciar el Pantano de los Hurones, Ubrique y la Sierra de la Silla. Y si apuramos observando mejor lograríamos ver el Puntal de la Raya, los Llanos del Republicano, la Sierra de las Viñas, la del Cailla, el Navazo Alto, la Sierra del Pinar, y al fondo la Sierra del Endrinal sobresaliendo El Torreón, el Simancón y el Reloj.


Iniciamos la bajada hacia los llanos del Puerto, donde hacemos una parada entre pequeñas dolina para resguárdanos del viento helado.
Después de reponer fuerzas y comentar un poco lo andado y el frio pasado, continuamos hacia los Llanos de la Labranza.
Nos vamos aproximando donde el sendero se bifurca para tomar el de la izquierda, pasando por la llamada Piedra Sarnosa para llegar al Llano de la Labranza.


Se puede apreciar el camino marcado con piedras y un pilón labrado en la roca.


Seguimos por la Cuesta del Panderete que nos llevará de regreso al pueblo de Cortes de la Frontera.

La ruta termina en un mirador donde podemos observar el pueblo.

Preciosa ruta y en buena compañía, gracias a los participantes por el buen día que pasamos.