jueves, 29 de octubre de 2009

Túnez

5-Mayo-2009
Túnez (en árabe: تونس, Tūnis‎) es la capital de la República de Túnez ininterrumpidamente desde que los almohades le dieran ese título en 1159 y la dinastía de los háfsidas confirmase su estatus en 1228. También es la capital de la gobernación homónima desde su creación, en 1956. Es el centro de las actividades industriales, comerciales, culturales, políticas y administrativas del país. Limita al norte con el mar Mediterráneo, al sur con Libia y Argelia, al este con el mar Merditerráneo y Libia, y al oeste con Argelia. La mitad septentrional del país está ocupada por una serie de cadenas montañosas dispuestas en sentido suroeste - noreste, que suponen la prolongación del Atlas telliano argelino y alcanzan su punto culminante en el Yebel Chambi, de 1544 mts. En el centro y sur se extiende la estepa semidesértica.
El río más importante es el Medjerda. Entre los lagos cabe citar el Djerid y el Bizerta.

En el norte el clima es de tipo mediterráneo, con precipitaciones cercanas a los 1000 mm anuales. El resto, que supone la mayor parte del país, cuenta con un clima semiárido o árido, con precipitaciones que no llegan a los 100 mm anuales... Despues de saber todo esto, pues nos decidimos a conocer el País.
Ruta de Oasis y Jamines con ¡Iberojet!
Todo comenzó un 4 de mayo de 2009, era un día como cualquier otro, aunque los nervios del viaje no se hacían notar aun, un día ajetreado, el camino hacia el aeropuerto, entregar las maletas, sacar el billete, todo lo normal de un viaje, después de unas horitas perdidas, por fin en el aire, después de unas horas de vuelo, ya se divisa Túnez, nuestro destino…
La llegada como todas, la recogida de maletas, la búsqueda del que será nuestro guía en el recorrido, y al autobús para que nos lleve al hotel. etc..
Ya es de noche y aun estamos en el autobús camino del hotel, el cansancio se hace notar en nuestros cuerpos, ganas de comer algo y descansar para al día siguiente comenzar nuestra aventura en este país.

Por fin la llegada al hotel después del cansancio de todo el día de acá para allá, ahora una cena y a dormir. Nos preguntamos cuantos iríamos en la ruta seleccionada, bueno, allí en la cena nos encontraríamos, pero la sorpresa al ver solo a una pareja, nos miramos y sin más comenzó nuestra aventura.
Entre risas y charlas se nos pasaron las horas, ya por fin a dormir, que mañana hay que madrugar para empezar la ruta.
Tempranito al restaurante para el desayuno, pero la sorpresa al ver que aun está cerrado y un chico en el sofá dormido, pobrecillo será el vigilante, el guarda nocturno, ¡no! ¡Sorpresa! es el camarero que duerme hay para estar más cerca del trabajo… Bueno a lo nuestro… A desayunar, no sé el por qué pero estoy impaciente de ver a nuestros amigos de la noche anterior, Ya llegan, ¡Bien!! A desayunar, en el desayuno solo nosotros, así que nos preguntamos, ¿Cuántos iremos de ruta? ¿solo nosotros cuatros? Ya llega el guía a recogernos y nos lleva al autobús, allí por fin conocemos a los demás, en total 21 más el guía y el conductor, comenzamos;

Primer contacto con el país; Dougga
Dougga es un conjunto impresionante de ruinas romanas ya llegamos a Dougga y nos sorprende la climatología. Hace frío de verdad y mucho aire. Y nosotros que vamos de verano, como es normal en un país donde se supone que debe hacer calor, uno de nosotros va en pantalones cortos. (Y no tiene frio, o el dice que no) El sol pega de justicia pero el aire es más fuerte y nos da un repelús…. O sea, que nos helamos jajaja Vamos visitando las ruinas. En primer lugar, el teatro. Ahí van un par de fotos. Seguimos avanzando por las ruinas con prisa. Sólo tenemos una hora para verlo todo. Y en una hora no hay tiempo de ver tanta maravilla. El suelo está repleto de restos desordenados: capiteles, estelas... Una pena no tener más tiempo.Bajamos hacia las termas atravesando ruinas y llegamos hasta la parte cómica de las ruinas. Quedan en pie unas letrinas donde no podemos resistirnos a hacer la foto del guiri... ya sacadas las fotos a las ruinas, animalitos sueltos y a nosotros pasando frío, directos al buss.
Seguimos con nuestro recorrido, muchas cosas en poco tiempo, así que a toda prisa de un lugar a otro. Aun nos queda el Museo del Bardo, Cartago, El Djem, Sibi Bou Said, Nefta
Nuevamente al autobús y a coger más carretera, que aun nos queda bastante hasta Cartago, y todo para ver cuatro piedras que aun logrado seguir en pie.
Lo demás, tendremos que imaginárnoslo. Allí nos suelta el guía y a visitarlo por nuestra cuenta, pero en compañía de nuestros amigos la visita se vuelve de lo más interesante, entre risas, carcajadas y algún que otro punto nos lo pasamos genial. Y ahora rumbo a Sibi bou said.

Sibi Bou Said

video
Un pueblo pequeñito pero con un encanto que enamora a primera vista, su gente sus calles sus puestos, con esos tonos de azul cielo en todas sus fachadas, sus rejas… Todo es especial allí, un mundo diferente a lo que solemos ver, mientras todos iban de tienda en tienda, nosotros nos relajamos tomando un buen té en compañía del chofer del autobús un chico simpático, agradable y muy agradecido.
y allí, allí es donde comenzó el perseguimiento de la nube, que se fijo en nuestra amiga y desde ese día no se le despega, vaya donde vaya, la nube va detrás...

Bueno después de un descansito rumbo al oasis de montaña, un lugar único. Donde la imaginación te hace regresar al pasado, te hace soñar con una época en la que estaba en pleno apogeo, donde los dromedarios poblaron aquellas montañas y sus habitantes vivieron entre montañas y arena.

Atravesando una garganta el calor se va pasando entre las sombras de las palmeras y el frescor de sus manantiales, luego la subida hacia la ladera de una colina. Desde arriba se puede ver un puesto militar en la frontera con Argelia y vemos el oasis, desde arriba es mucho más bonito al fondo se ve Chebika. y el pueblo abandonado.

Luego a los depósitos de agua construidos por Aghlabíes, aun nos queda el mausoleo del barbero y a la Mezquita, y rumbo a Nefta para contemplar el oasis de Chebika, Tamerza y El Djem.
Y lo mejor de todo, ja ja ja cuando nos llevaron a ver como fabrican las alfombras, que nos dieron la charla para vendernos el pescao y a nuestra amiga le zamparon una de gemelos, que aun no los a recibido, al igual es para el nuevo año ja ja ja.

Después de recogernos en vehículos todo terreno, adaptados para 9 personas, en el que nos metieron como sardinas en lata, nos hacen un recorrido de saltos, botes y carreras a toda leche que nos deja los huesos algo molidos, por fin nos dirigimos hacia pleno desierto, para ver el escenario donde se rodo la guerra de las galaxias.

Después de un día de calor, nos llevan por un recorrido en calesa hacia el palmeral, donde los millones de mosquitos se alimenta de nuestra roja y dulce sangre, entre picotazos, líquidos raros que nos hacen tomar y palmicho que nos hacen fumar, nos explican el apareamiento de las palmeras, luego recorrido turístico por la ciudad, y a descansar. Continuamos la ruta y atravesamos Chott El Djerid. Esta zona se convierte en un lago salado durante la época de las lluvias. Después se va secando y los charcos que quedan toman coloraciones distintas dependiendo del contenido de sales. También podemos ver espejismos con facilidad. Pero yo solo veo a nuestros amigos como disfrutan sacando fotos del lugar.

Seguimos ruta hasta Douz, la llamada puerta del desierto. Aquí el paisaje está compuesto por manadas de dromedarios y cercas que hacen con las hojas de las palmeras para evitar el avance del desierto. .
Nos disfrazamos para dar un paseo en dromedario por el desierto. El paseo también es optativo, pero no podéis dejar de hacerlo.

Y por la noche a la cena bereber en la que nuestra amiga se dibujo con jena un tatuaje. Después un espectáculo de danza de vientre (cutre, a lo tablao flamenco para guiris). Y luego un bailecito en donde si me descuido me dejan como llegue al mundo.
Luego un rato fuera para observar los millones de estrella y al hotel, que mañana nos espera otra paliza.

Este día es de autobús. Pero nosotros no lo notamos, entre risas, chistes, anécdotas, vamos pasando los kilómetros y las largas horas se nos hacen minutos, nada mejor que una buena compañía para estos momentos. y es que el regalo de la felicidad pertenece a quienes lo sacan de su envoltorio, y nosotros lo desenvolvimos completamente.

Para los demas, la paliza que tienen en el cuerpo combinada con los largos kilómetros hacen que lo pasen dando cabezazos. Salvo en las paradas técnicas, el autobús va dormido. Para llegar a Djerba cruzamos en un trasbordador. Mientras esperamos, nos ofrecen de todo. Incluso hasta camaleones vivos...Ya en la otra orilla, nos llevan a ver un taller de alfarería, que es lo más típico de la isla.
Pero lo mejor si vais, es que podréis compra suegras en jauladas, nosotros tuvimos la mala suerte que se les avían terminado.. Pero nos dijeron que no la podrían tener para la semana siguiente ja ja ja ja.
Regresamos al autobús para seguir con nuestro recorrido y una vez allí, nos ponemos a recordar lo vivido, todo sea por estar junto a nuestros amigos, nos volvimos inseparables, y es que la única manera de multiplicar la felicidad es compartirla.


Aún hoy las risas aun resuenan en mis oídos.
Ya nuestro viaje se acerca al final y cada vez la nostalgia se apodera de nosotros, tendremos que separarnos de nuestros amigo y no sabemos cuándo volveremos a vernos, pero en nuestro recuerdo quedara esas horas jugando a las cartas en el autobús, esa risas con cada chiste, cada anécdota. Una parada ante esta prisa que me domina...
Quiero su voz que me diga algo que nunca haya escuchado... Todo quedara en el recuerdo, unos días inolvidables que jamás podemos olvidar. y es que miles de personas pasan por la vida, pero sólo unas pocas se quedan en la mente o mejor aún… en el corazón.
Estamos en este mundo por y para algo, nada es casual, sino causalidad. Todo lo que se hace ya estaba escrito.

Lo que tenemos que hacer para que nuestro paso por la vida no sea sólo un nombre o un número de identidad, es tratar de ser una persona que se recuerde, dejar una enseñanza, que se nos recuerde por las buenas obras hemos hecho, por la ayuda desinteresada a nuestros semejantes…

No hay comentarios:

Publicar un comentario