domingo, 3 de abril de 2011

Cueva de los Órganos

Sábado 2-Abril-2011
Nos reunimos siete amigos del grupo Turysport para adentrarnos en lo más profundo de la tierra, lo desconocido, apasionante, oscuro, a una de las cuevas más grandes de Málaga, la Cueva de los Órganos, situada en la Sierra de Camorra.


Quedamos en la entrada del pueblo de Mollina, desde donde nos dirigimos a la salida del pueblo, de donde parte un camino de tierra entre olivos en dirección hacia el Cortijo de la Capuchina.


Antes de llegar a este cortijo nos desviaremos a la izquierda. En el cortijo dejamos los coches y nos dirigimos hacia la cumbre de la montaña, siempre desviándonos hacia la izquierda.


Después de atravesar un pequeño bosque de pinos y a unos 500 metros en dirección a la cumbre de la sierra, se encuentra la entrada, muy fácil de localizar, ya que está señalada por un gran almez de color diferente a los demás, destaca en el bosque de acebuches que ocupa la parte alta del macizo.



La entrada no es un orificio casi cubierta por el Almez, tenemos que bajar por una rampa muy pronunciada que nos lleva hasta una sala iluminada por luz exterior proveniente de un orificio que hay a unos 200 metros de la entrada.


Continuamos por entre bloques de piedra que dejan muy poco espacio para pasar, siempre descendiendo hacia lo más profundo.


Después de una vertical de unos 10 metros llegamos a una sala mucho más grande donde podemos contemplar la cantidad de estalagmitas que nos dan paso hacia otra sala más pequeña, pero donde podemos contemplar la estalagmita por la cual toma el nombre la cueva.


Descansamos en su gran sala admirando la magnitud de esta maravillosa cueva.


Nos dedicamos a explorar un poco por cada rincón, y nos encontramos con un grupo de murciélagos a los que no les gusta la luz de nuestros frontales.
Nido de Murcielagos!!!


Es toda una oportunidad el poder conocer un poco del centro de la Tierra y un mundo desconocido.


Admirando las estalactitas, estalagmitas, excéntricas, banderolas, gours, columnas y coladas son solo algunas de las formaciones que hacen de la práctica de la espeleología una actividad única.

Ahora el regreso a la superficie, pero con cada rincón de esta cueva en nuestras mentes.




5 comentarios:

  1. ¡Qué maravillas de la Naturaleza! ¡Qué fotos!
    Me doy cuenta que el blog ha cambiado de nombre. Ahora se llama "Cresteando el Suelo" jejeje.
    Me alegro que estés tan bien como se te ve con la "lámpara de minero". Veo que eres un expeleólogo excepcional.

    Por mi parte, hay un 99 por 100 de probabilidades de que este verano repita el viaje que hicimos nosotros a México, pero esta vez con Carmina y mi cuñado y cuñada.

    Me acordaré mucho de vosotros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Qué valor tienes Carlos!!!
    Y con murciélagos y todo!!
    Las fotos son muy chulas y supongo que la experiencia tiene que ser una pasada, pero a mi me da claustrofobia con ver las fotos jeje.
    Un besote.
    Marga

    ResponderEliminar
  3. Ey Paco, avisa que al igual nos volvemos apuntar, jejeje Marga, anímate y vente a las profundidades.

    ResponderEliminar
  4. Niñooo, ya no te gusta estar en las alturas?? O es que ya no te quedan por subir??
    Impresionante las fotos.

    ResponderEliminar
  5. Muy buenas fotos chicos, qué bonitas!!! a ver cuando me apunto a una con vosotros, pero en verano, cuando haga calor...
    Lina

    ResponderEliminar